Balonmano. Campeonato de Europa

España disputará la final del Europeo ante Francia

España disputará su tercera final de un Europeo tras derrotar a la rocosa Dinamarca por 34-31. La gran actuación de David Barrufet bajo los palos y la exhibición desde los ocho metros de Iker Romero (10 goles) fueron decisivas. Los chicos de Pastor se jugarán ante Francia el cetro europeo, donde buscarán su primer oro.

Dinamarca quería a la campeona del mundo en semifinales, y la tuvo. Además, durante la primera parte parecía alegrarse por su decisión. El guión del partido aparecía escrito tal y como lo habían planeado: dureza defensiva y rapidez en la contra. España caía en la telaraña defensiva del 6-0, donde aparecía con las manos maniatadas Rolando Uríos. Sin tensión en la conexión con el pivote, la precipitación apareció en más de una ocasión en el ataque. En el lado contrario, Michael Knudsen rompía una y otra vez sus cadenas. Se movía como pez en el agua en los seis metros hasta anotar seis tantos (75%). El 6-0 español no era todo lo efectivo que Juan Carlos Pastor quería e insistía a sus hombres para que cerraran el pase al pivote. Pero España no se angustiaba. Sabía de la receta danesa. No había alteraciones en el desarrollo lógico del encuentro. Las paradas de ese 'clavo ardiendo' que es Barrufet mantenían con constantes vitales a los campeones del mundo. La efectividad de Albert Rocas desde los siete metros y la brega de un incansable Uríos en el pivote (golazo de espaldas mientras lo derribaban) ponían el empate a 15 en el último minuto de la primera mitad. El hispano-cubano no estaba dispuesto a que Knudsen copara el protagonismo. De nada sirvieron dos parciales de 4-0 para los daneses. España estaba en el partido.

Dinamarca no se había podido descolgar del marcador y comenzaba a replantearse su petición española en semifinales. Ya no querían tanto a España. La selección de Juan Carlos Pastor nunca terminó de perder el equilibrio pese a su talón de Aquiles en la defensa. Knudsen había encontrado un agujero negro que explotaba una y otra vez. Tras el descanso todo cambió. España pisó fuerte en defensa, corrigió ese talón y con un parcial de 3-0 en el primer minuto daba la vuelta al partido. Entonces Iker Romero emergió para colgarse los galones de general y liderar el juego español. Aguerrido, potente, listo, efectivo... Se echó a sus espaldas la responsabilidad y con 10 goles fue labrando el camino a la final.

La defensa danesa yo era tan pegajosa, se podía escapar con facilidad de su red y España ahora sí se divertía en el 'correcalles' porque el acierto era suyo. Con Barrufet sacando de quicio a los laterales daneses (Spellerberg y Leegaard), y cuatro goles consecutivos de Romero (24-20) terminaron por romper los lazos que unían a Dinamarca con una hipotética victoria. Los daneses dieron el todo por el todo con una defensa abierta 3-3, con presión en toda la cancha. Pero por entonces España ya vivía a gusto, caminando firmemente a su tercera final europea y en busca de su primer cetro europeo. Francia, en ese rol de bestia negra, será el último obstáculo.

Fuente: Elmundo.es

Autor: RAÚL PIÑA

por dilam
- 1131 lecturas
balonmano campeonato deportes europa2005
blog comments powered by Disqus