El mero

“Del mar el mero y de la tierra el cordero”.

El mero pertenece a la familia de los Serránidos, del orden Peciformes. Es ovíparo (puesta hasta 3.000 huevos), alcanza su madurez sexual a los 5 años y puede cambiar de sexo a lo largo de su vida.

Hablar del mero no resulta fácil, puesto que existen más de un centenar de especies, todas diferentes y con una talla que oscila entre los 50 centímetros de la más pequeña con un peso de 2 kg. y los más de 4 metros que puede medir el gigante de la familia, con unos 450 Kg. de peso.

Los meros son peces marinos presentes sobre todo en los mares tropicales, por la temperatura de sus aguas. En el Mediterráneo hay una especie (Epinephelus guaza). 

El mero tiene un cuerpo robusto y panzudo y su aspecto infunde respeto. La característica más destacada del mero hace referencia a su boca, extraordinariamente grande donde la mandíbula inferior sobresale con respecto a la superior. Puede ingerir peces de gran tamaño, pero se alimenta principalmente de peces más pequeños, cangrejos, sepias y sobre todo pulpos.

Se han producido algunos accidentes al confundir a submarinistas con una presa comestible. Es un voraz depredador, pero su carne es excelente y muy apreciada, de ahí el dicho “del mar el mero y de la tierra el cordero”.

El mero tiene la curiosa propiedad de poder cambiar de sexo en el curso de su vida. Nacen siempre hembras y, solo después de alcanzar la edad adulta, en algunos individuos se desarrollan los órganos masculinos, transformándose así en machos reproductores. 

por dilam
- 799 lecturas
elmero varios
blog comments powered by Disqus