Recolección y conservación de flores y plantas

Flores y plantas en fresco
Recolección:
Si nuestra intención es recogerlas para utilizarlas en fresco debemos de hacerlo de madrugada o a primera hora de la mañana, cuando están frescas y empapadas de rocío, antes de que las haya calentado el sol. También puede hacerlo en las últimas horas de la tarde.
Las mejores ejemplares para cortar son las que están solo entreabiertas y con el tallo largo. Cuanto más largo sea el tallo, más tardarán en marchitarse. Si son plantas de tallo tierno haga un corte limpio, con tijeras bien afiladas, y en diagonal para facilitar la obsorción de agua. si los tallos son leñosos, macháquelos un poco en las puntas.

Conservación:
La duración depende de las especies elegidas y del ambiente y la temperatura de la estancia.
La calefacción, en invierno, y el aire acondicionado, en verano, son malas compañías.
En el caso de que las flores fuesen compradas compruebe su estado antes de colocarlas en un florero. Si es necesario, sumerja los tallos enteros unos minutos en agua caliente, luego páselas a un jarrón con agua tibia y déjelas en lugar oscuro y fresco. La parte de tallo que quede sumergida debe carecer de hojas.
Cambie el agua todos los días y recoerte la punta de los tallos cada dos/tres. No se olvide de retirar las hojas que están a punto de caerse.

Flores Secas
Recolección:
Para emplear flores o plantas secas, lo que debemos tener en cuenta a la hora de recogerlas es procurar coger los ejemplares más perfectos y con el tallo lo más largo posible, según la especie, para luego cortarlo a nuestro gusto una vez esté seca la planta.
La recolección variará en función de la técnica que vayamos emplear para el secado. Si el secado es natural o al aire, las recogeremos en verde o en plena madurez (trigo,...), casi secas en la mata (hortensias,...), o en capullos (rosas,...). Debemos aprovechar siempre un día seco, la mejor hora es a mediodía.
Si vamos a usar el método de la glicerina (consiste en reemplazar el agua que contienen las plantas por glicerina, sumergiéndolas por completo en un recipiente con mitad de glicerina y mitad de agua), no importa la época del año, pero se deben recoger hojas maduras de un verde más oscuro, no las jóvenes de color más claro.
Para prensado (se colocan recien cortadas entre pliegos de papel), las recogeremos en tiempo seco o por la tarde, escogiendo flores de colores vivos, pétalos limpìos y sin lesiones.

Conservación:
También en este caso habrá que tener en cuenta el tratamiento de secado empleado. Al aire, las flores que son colgadas en ramos del techo para secarse pueden dejarse ahí después de haberse secado.
En glicerina, después de dejarlas en glicerina unos días, al sacarlas hay que lavarlas con un poco de jabón y secarlas enseguida. Se guardan en cajas.
En el caso de prensado, les buscaremos un sitio seco para evitar que sean invadidas por mohos. Conviene colocar una cartulina ondulada entre cada 10/12 pliegos de plantas para facilitar la circulación de aire.

por dilam
- 1598 lecturas
arboles frutas huerto jardin recoleccion_conservacion_plantas_flores
blog comments powered by Disqus