Leído sobre: Pipas, dátiles, plátano, nueces y avellanas.

Leído sobre: Pipas, dátiles, plátano, nueces y avellanas.
-El pan de pipas.
Las pipas son el alimento con mayor cantidad de magnesio, un mineral que refuerza nuestra capacidad para hacer frente al estrés y, además, atenúa algunos de sus efectos (cansancio, tensión muscular, calambres, falta de memoria, etc.). Por si no bastara, también son ricas en grasas esenciales, que agilizan la mente y previenen el desánimo. La forma más fácil de consumir esta nutritiva semilla es consumiendo pan con pipas.

-Los Dátiles.
Esta nutritiva golosina serena los nervios a la par que mejora la agilidad mental y el nivel de concentración. Por la noche, tomamados con un vaso de leche favorecen la conciliación del sueño.

-El plátano.
En momentos de gran desgaste físico o intelectual, nada mejor que comer un plátano. Esta fruta de acción sedante ayuda a recuperar fuerzas y a combatir la tensión muscular. Bien maduro, neutraliza la acidez gástrica, otra molestia que el estrés favorece o agrava.

Las nueces.
Comer cinco nueces diarias, además de ser un seguro de vida para el corazón, ayuda a serenar la mente. Resulta ideal comerlas con un yogur o con una cuajada, que puedes endulzar con miel de azahar, de efectos relajantes.

Las avellanas.
Energéticas y nutritivas, las avellanas son el fruto seco con mayor contenido en vitamina E, motivo más que suficiente para incluirlas en nuestra dieta semanal.
Un puñadito a mano cerrada de avellanas sin cáscara (unos 20 gr.) aporta la tercera parte de la vitamina E que requerimos a diario. La ingesta de este potente antioxidante, capaz de prevenir el cáncer, es muy recomendable en la dieta de los fumadores y de las personas que consumen pocas hortalizas y frutas frescas.
Aunque no supera el aporte de las almendras, proporciona dosis muy generosas de calcio. Para mejorar su absorción, conviene consumirlas con lácteos o tomarlas en helados o cremas de cacao que contengan este fruto seco.
Las avellanas encabezan, junto con los piñones y las nueces, la lista de frutos secos con mayor porcentaje graso. La mayor parte de estas grasas son como las del aceite de oliva. Por eso, ayudan a bajar el colesterol, mejoran la salud del corazón y mantienen en buen estado las arterias.
Las avellanas proporcionan grandes dosis de ácido fólico -es el tercer fruto seco más rico en esta vitamina, por detrás de los cacahuetes y las nueces-. Este nutriente es esencial en el primer tramo del embarazo, dado que previene importantes malformaciones en el feto.
Por vía interna, las avellanas retrasan la aparición prematura de arrugas, gracias a su alto contenido en vitamina E y en grasas "buenas". En uso externo, el apreciado aceite de avellanas hidrata las pieles de naturaleza grasa, previene la flacidez y mejora la dermatitis.

por dilam
- 1236 lecturas
avellanas datiles nueces pipas platano salud
blog comments powered by Disqus